Cómo negociar el sueldo en una entrevista de trabajo

negociar salario

Has encontrado el puesto ideal y respondiste a la solicitud. Llega el momento de la entrevista, pero antes de ir, revisas de nuevo la oferta.

Te das cuenta de que en la oferta de empleo no aparece el salario. La única solución: intentar averiguarlo en la entrevista y negociar, si crees que no se ajusta a tus expectativas.

Prepárate

Una frase hecha dice que “las negociaciones se ganan principalmente en la mesa de participación”. Quiere decir que el trabajo se realiza antes de empezar las conversaciones.

Best Alternative to a Negotiated Agreement (BATNA) significa encontrar la mejor alternativa a un acuerdo negociado. Se trata de aquello que tomará cada una de las partes si no puede llegarse a un acuerdo. El BATNA ayuda a los negociadores a establecer umbrales mínimos o máximos, y establece que más allá de ellos, el acuerdo no tendrá ningún valor.

Es importante poseer toda la información posible antes de realizar una negociación de salario. Es necesario conocer la entidad, las circunstancias que la rodean, el personal que trabaja allí y las condiciones laborales que ofrece la empresa. A veces va mucho más allá del sueldo, por ejemplo, pueden tener beneficios adicionales como seguro médico, flexibilidad horaria, formación continua, etc.

Debes pensar qué harás si el aumento no se produce o no es tanto como lo que tenías en mente. ¿Aceptarías la oferta o no? Considera esta circunstancia y medítala bien, antes de asistir a la entrevista, para saber donde está el umbral que te parece aceptable.

Las emociones influyen

Puede que en el esquema mental que hayas hecho, la negociación se desarrolle sin que las emociones intervengan. Sin embargo, eso no suele ser así.

Somos seres humanos con emociones y eso puede afectar a las conversaciones. Nuestro estado de ánimo puede inclinar la balanza a nuestro favor o en contra.

Según Joseph Grenny, científico social de Harvard Business Review: “tomamos posiciones ilógicas que socaban nuestros propios intereses, basados en impulsos irracionales”.

 Es por ello que debemos conocernos y saber ejecutar la inteligencia emocional, una de las 10 soft skills más demandadas en el mundo laboral. Esta habilidad permite identificar las propias emociones e intentar canalizarlas para conseguir el propósito deseado.

Cuanto más poderoso se siente uno, más participa en la negociación. Eso no significa que vaya a salir victorioso, pero sí que la confianza te puede ayudar en estos momentos. Si dudas de ti mismo o de tu valor, seguramente sea un argumento para que la empresa te niegue la petición.

La negociación no se basa en una visión subjetiva, sino en la realidad objetiva de lo que cada uno tiene que ofrecer en relación a lo que necesita la otra parte.

La negociación del salario según los usuarios de CompuTrabajo

En una encuesta realizada por CompuTrabajo, 6 de cada 10 candidatos aceptaron la oferta salarial que les propuso la empresa sin negociar. Es decir que el 62% aceptó la oferta inicial, mientras que el 38% restante negoció con la empresa y finalmente la compañía aceptó lo que el candidato supo negociar con inteligencia emocional.

Las mujeres, los menores de 30 años y aquellos que tienen estudios secundarios o inferiores son los sectores menos negociadores, según la encuesta realizada a 59 mil personas.

De los que negociaron, un 13% obtuvo un sueldo mayor al que le ofrecieron al inicio y un 10% obtuvo un salario menor del que esperaba, a pesar de ser superior a la oferta inicial de la empresa.

En referencia al mercado, más de la mitad de los encuestados considera que su salario está por debajo de lo que cobra un trabajador de su sector; 1 de cada 4 cree que es acorde al mercado y solo un 10% considera que percibe un salario que está por encima de lo que dicta el mercado.

A la hora de buscar empleo el salario es el factor más importante. El 21% considera que es el factor decisivo para decidir si aceptar una oferta de empleo o no.

En segundo lugar, está el ambiente laboral y la oportunidad de crecer profesionalmente. En latercera posición se encuentra la posibilidad de equilibrar entre la vida personal y laboral.

El momento de la negociación

Para negociar debes demostrar que eres el profesional que la empresa esta buscando y que tu incorporación en el equipo será un valor añadido.

Una vez hayas hecho la entrevista y tu sensación sea positiva, es el momento de negociar el salario.

Nuestra recomendación es que lo dejes para el final de la entrevista, cuando veas que el reclutador está realmente interesado en ti como candidato.

Deja que sea el propio reclutador quien saque el tema y no rechaces la oferta a la primera. No intentes sacar el tema al iniciar la entrevista, puedes parecer ansioso o que simplemente solo te interesa eso y no la empresa, la oportunidad o el proyecto.

Coméntales que el puesto es interesante y que es compatible a la perfección en tu próximo plan de carrera, pero que tienes algo en mente para llegar a un acuerdo de mutua ganancia el salario.

Antes de negociar, recuerda revisar el rango salarial del mercado y la posición, para saber si la oferta que presentarás es realista contrastada con la demanda en el mundo laboral. Es sencillo hacer esto en el portal de CompuTrabajo, donde puedes usar los filtros para conocer los rangos de salarios publicados. Con ello, llegarás a la entrevista con una cifra en mente, para que cuando el tema surja, no te tome desprevenido.

Negocia el salario en un rango de cifras, de esta forma, la empresa verá que eres flexible y que estás dispuesto a negociar.

Puedes preguntar también si hay bonos de productividad, que pueden ayudarte a llegar al rango salarial deseado. Otra pregunta útil es saber cuándo se realiza la revisión de salarios y si la empresa tiene una política al respecto.

Todos estos datos pueden ayudarte a valorar con mayor perspectiva la oferta y la bonificación real del empleo.

Si aún así no llegas al salario que tenías en mente, no te pongas a la defensiva. Negociar el sueldo produce incomodidad, pero eso no significa que no puedas formar parte de esa compañía. Evita los comentarios negativos que pueden cerrarte posibilidades, a veces hay factores intangibles que pueden ayudar a aceptar un sueldo menor que el que tenías en mente, como el ambiente de trabajo o las prestaciones

Algunas preguntas que pueden ayudarte a hablar de salario

  • ¿Cuál es el salario bruto mensual¿Cuáles serían las retenciones y cuáles son sus montos?
  • ¿Cuántos pagos se realizan en un año?
  • ¿Cómo se manejan las retenciones ante Hacienda?
  • ¿Cuándo se cobran los bonos o incentivos?
  • ¿Hay posibilidad de revisar el salario tras un determinado período?
  • ¿Hay alguna política de salarios por rango o categoría?

Con todos estos consejos en mente, es momento de analizar el modo en que lo abordarás en la entrevista y definir con claridad qué es lo que quieres o estás dispuesto a aceptar como incentivos. Recuerda ir a la entrevista con un rango de cifras, si tu intención es negociar para que tengas éxito en el apretón de manos decisivo ¡Mucho éxito en tu futura negociación!

Please follow and like us:

2 comentarios sobre “Cómo negociar el sueldo en una entrevista de trabajo”

    1. Hola Alejandro,
      Si el correo ya existe puede ser por dos motivos: 1. te registraste y en ese caso solo necesitas pedir que te envíen la contraseña de nuevo o 2. hay alguien con un correo demasiado parecido al tuyo y por eso el sistema te recomienda cambiarlo.

      Un saludo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *