¿Que hacer si no te gusta tu trabajo?

No aguanto en mi actual empleo

Según la consultora Gallup, solamente el 15% de los colaboradores se siente satisfecho y motivado en su trabajo actual. ¿Eres del restante 85% de los colaboradores que no están comprometidos con su empleo? ¿Eres de los que cuentas las horas que le quedan para irse? Entonces, está claro qué no estás a gusto.

Antes de tomar una decisión, hay que pensar en soluciones y vías alternas. Para ello, te invito a seguir leyendo el artículo para esclarecer la posible solución.

¿Cómo mejorar mi bienestar y mentalidad hacia el trabajo?

Antes de tomar una decisión drástica como renunciar a tu trabajo, podemos cambiar la mentalidad hacia una más positiva a ver si resulta placentero el seguir trabajando en el mismo lugar. Tal vez, has tenido un mes no tan bueno, pero eso no significa que todos los meses sean igual. A lo mejor no tienes buena relación con alguien, pero eso se puede mejorar. No dejes que situaciones complicadas arruinen tu relación con el trabajo. A continuación, te proponemos algunas ideas para dentro y fuera del trabajo para acabar con la ira, tristeza o ansiedad que te dominan cuando piensas en el trabajo o cuando estás allí.

En tu tiempo libre, busca despejar la mente con actividades que te llenen de energía positiva y te recarguen. Por ejemplo, practicar algún deporte, hacer ejercicios en el gimnasio o salir a caminar ayuda mucho a reducir el estrés y mejorar tu estado de ánimo. También, podrás practicar mindfulness durante 5 o 10 minutos al día, ya que, al estar consciente de la respiración, tu ansiedad disminuye, estarás más calmado y surgirá la creatividad. Por último, reflexiona y analiza qué es lo que no te gusta del trabajo y por qué no lo soportas. Luego, busca soluciones para cambiar cada una de las cosas que no te agradan. Por ejemplo, si lo que no te llevas bien con un compañero, intenta no coincidir con él y si no es posible, sé profesional y no tomes personal la situación.

Haz que tus horas laborales sean favorables para ti. Sé sociable, aunque tengas mucho trabajo. Te sientes mejor cuando te interesas por el bienestar de otros. Además, es un momento para descansar la mente del trabajo y de tus problemas. Puedes compartir tus frustraciones, pero sin criticar. Otra opción es escuchar música mientras trabajas para sentirte alegre y tener mayor concentración. Si tu problema es que estás agotado por la cantidad de trabajo que tienes que hacer, debes gestionar bien el tiempo y organizar los proyectos más grandes en pequeñas metas que te ayudarán a mejorar la gestión de tu dedicación. Y si no puedes más, sal de la oficina a desconectarte mientras respiras aire fresco.

Ya que tienes la mente más relajada y te sientes más positivo, entonces es hora del próximo paso. Sigue leyendo para analizar los motivos de tu insatisfacción laboral.

Causas de la insatisfacción laboral

Normalmente, nos sentimos disgustados o frustrados y no nos ponemos a pensar el por qué de ese sentimiento. Hoy te exhortamos a que te preguntes: ¿Por qué estás realmente a disgusto? Piensas que el sueldo no es el adecuado con la cantidad de trabajo, estás aburrido de hacer lo mismo y no tienes ningún reto, el ambiente laboral es negativo y no logras encajar o te desmotiva lo mucho que te cuesta llegar a tu trabajo por la distancia. Es hora de plantearte lo siguiente:

¿Es un problema con la organización o un problema contigo?

Quizás no te gusta tu trabajo, pero necesitas el dinero o de lo contrario, ganas bien y te compensa el no gustarte. Estás allí porque fue lo que encontraste, pero no es lo que estudiaste o no estás motivado por situaciones personales. Estas situaciones dependen solamente de ti, es cuestión de analizar y clarificar qué quieres hacer con tu vida y cómo vas a salir de la situación en la que te encuentras.

Por otro lado, si el problema es con la organización, dependes de otra persona. Si el nivel de estrés o el sueldo muy bajo es lo que te causa insatisfacción, podrías hablarlo con tu líder o personal de recursos humanos para mejorar la situación y tu motivación hacia el trabajo. Si te gusta tu trabajo, pero no tienes tiempo para tu vida personal o te sientas estancado es cuestión de exponer tus inconvenientes para tratar de resolverlos y te sientas a gusto en el trabajo. Si son situaciones permanentes y difíciles de cambiar, puedes plantearte la opción de reajustar el plan de carrera y buscar un nuevo trabajo.

Fíjate en las señales estructurales de la insatisfacción en el trabajo:

1. Falta de reconocimiento en el lugar de trabajo

Que no te reconozcan por tu dedicación en el trabajo, genera desmotivación y hace que disminuyas el esfuerzo en tus tareas. Pide feedback a tus compañeros o jefe para fomentar el reconocimiento. Si no se mejora este ámbito, considera cambiar de empleo.

2. Falta de oportunidades de crecimiento

Cuando llevas mucho tiempo en una empresa y no te promocionan, puede ser que no hay posibilidades de crecimiento para el puesto o que no has actualizado tus competencias. Por ende, es momento de cuestionarte cuál es tu caso. Está en tus manos quedarte en la misma posición si te sientes cómodo o ir en búsqueda de una oportunidad de crecimiento.

3. Falta de buen clima laboral

Las reuniones y proyectos habitualmente son tensas y pesadas, lo que causa no sentirse a gusto en tu lugar de trabajo. La envidia, falta de comunicación, problemas de transparencia, entre otras son señales de un ambiente desagradable. Es momento de desplegar tus alas para buscar otro empleo que te motive y te sientas bien.

No abandones tu malestar y enfréntalo hoy. Toma un tiempo para reflexionar sobre tu vida en el ámbito profesional y busca respuestas que te ayuden a crecer y sentirte mejor. Considera los pros y los contras de las opciones que tienes. Si decides cambiar de empleo, perfecciona tu currículo y revisa las vacantes de empleo en CompuTrabajo.

No importa cuál haya sido tu situación, no critiques ni hables mal de tu experiencia en las entrevistas de trabajo. Céntrate en las lecciones de aprendizaje y para qué te sirven en tu camino.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.