Nuevos formatos de currículums

En el mundo del reclutamiento existen reglas estrictas para presentar un currículo. Con la tecnología, estas normas se han acentuado, ya que los algoritmos permiten el avance o descarte de un candidato durante el proceso de selección.

Aunque es necesario que el CV esté adaptado a la tecnología, han aparecido nuevos formatos que permiten llamar la atención del reclutador y convertir ese documento en uno mucho más atractivo. Deben, sin embargo, mantener ciertos apartados y palabras para poder sortear el filtro de la tecnología.

Las palabras clave

En todo proceso de selección, el equipo de recursos humanos hecha mano de las novedades y tendencias del sector para filtrar la gran cantidad de candidaturas que se inscriben por vacante.

Las palabras clave de tu profesión deben estar presentes en el texto de tu currículo, para no ser eliminado del proceso durante la primera etapa. Es importante que intentes usarlas tanto en el extracto como en la experiencia, para que el reclutador o el software de reclutamiento no elimine tu candidatura.

Utiliza la nomenclatura habitual para explicar tu experiencia laboral o titular tus cargos o habilidades relacionados con la candidatura. El consejo es que utilices las palabras adecuadas para que te identifiquen como un profesional del cargo.

Además de tenerlas, es importante que resaltes los logros que has obtenido, aquellos que te distinguen del resto de candidatos. Muchos candidatos solo enumeran sus experiencias, pero no sus labores ni los éxitos que tuvieron durante esa parte de su vida laboral.

Revisa si la empresa a la que postulas es multinacional o nacional. En caso de que apliques a una multinacional, es posible que tu currículum vitae deba estar escrito en una versión en inglés.

Es necesario que conozcas la empresa, el sector y qué tipo de proceso lleva a cabo para adaptar tu currículum y tus cartas de recomendación a la empresa a la que aplicas. No es lo mismo solicitar un empleo en una empresa emergente (startup) que en una multinacional. Tenlo en mente a la hora de adjuntar tu CV.

Tipos de currículums

Hoy te presentamos diferentes formatos de currículum que pueden ayudarte a buscar y encontrar trabajo.

No todos los perfiles ni todos los candidatos usarán estos tipos de currículum, dependerá del perfil que tengas y las necesidades de la empresa a la hora de reclutar.

En Latinoamérica cada vez más empresas están usando estos tipos de perfil para buscar nuevo talento. De hecho, el videocurrículum está ganando adeptos en sectores muy diferentes como puede ser marketing, tecnología o atención al cliente.

Currículum: social media

Es uno de los formatos más populares después del CV tradicional. Este tipo de currículums deben poder compartirse en las redes e incluso algunos son creados directamente en una red social.

La popularidad de este formato se debe a que cada vez más gestores usan las redes para buscar nuevos candidatos.

Suelen ser bastante creativos y usan las funcionalidades de esa red para dar a conocer sus habilidades, estudios y forma de contacto.

Aunque es un CV muy atractivo, sobre todo para algunos perfiles, nuestra recomendación es que tengas uno más tradicional para mandar a las empresas cuando te lo pidan.

Videocurrículum

Es uno de los formatos que va ganando más adeptos estos últimos años. Es una mezcla de presentación profesional y entrevista.

El video permite conocer directamente el candidato: cara, voz, expresiones, forma de desenvolverse, etc.

Es un formato que exige que el candidato dedique tiempo y a la vez que el reclutador dedique más de un minuto a leer su CV.

Aunque este nuevo formato permite dar más información, debe ser breve y preciso. La información relevante debe ir en los primeros 30 segundos del vídeo, momento en el que puedes captar la atención del gestor.

Este tipo de currículums permiten mostrar la parte más creativa del candidato, pero también su capacidad de locución, saber estar, expresiones y soltura delante la cámara.

Si estás pensado usar este tipo de CVs es necesario que practiques y edites el material, ya que, aunque parezca que el tiempo pase lento delante la cámara, seguramente habrás grabado más de lo necesario y lo que quieres es ser breve y conciso.

Currículum web

Es un formato moderno; permite alojar toda tu información en un portal web. El diseño de la página, los apartados y la información dependen exclusivamente de quién lo haga.

Puedes hacer una buena difusión a través de una URL personalizada, incluso muchos creativos usan este enlace para mostrar su trabajo anterior, como si fuera un portfolio, y añaden este enlace a un CV tradicional para que los reclutadores tengan acceso a esa información sin necesidad de añadirla a la candidatura.

Este tipo de CV te garantiza que tu currículum siempre esté disponible en la red y podrás consultarlo incluso si estás en una entrevista de trabajo.

CV Interactivo

Es uno de los formatos más innovadores, permite al reclutador interactuar con tu CV y acceder a la información que desea.

Aunque no hay plantillas para este tipo de currículum, YouTube ha sido la plataforma más usada para hacerlo debido a que permite enlazar varios vídeos y pide al usuario que interactúe con el contenido.

Es algo parecido al capítulo de la serie de Netflix, llamada Black Mirror, donde el espectador debe tomar decisiones para ver qué sucede con el protagonista.

El uso de este tipo de CV es un poco arriesgado, ya que el reclutador debe tener una actitud activa para conocer más al candidato.

Solo los que están realmente bien ejecutados llamarán la atención del gestor y le permitirán pasar a la entrevista.

¿Cuál es mejor para ti?

Elige el currículum que te permita mostrar de forma convincente tus capacidades.

Siempre aconsejamos tener un CV en formato tradicional por si te lo pide la empresa. Sin embargo, puedes elaborar alguno de los mencionados anteriormente.

Revisa las preferencias de la empresa antes de adjuntar un CV en tu candidatura. Hay algunas que prefieren en formato PDF y otros en Word. Del mismo modo, ya hay algunas empresas que piden un videocurrículum para conocer de forma más directa cómo es y cómo se comporta el candidato.

Puedes usar dos estrategias distintas a la hora de elegir un formato. Puedes ser muy original, destacar y escoger un formato que el reclutador no se espere. Por ejemplo, imagina que eres contable y envías un CV interactivo, puede que tu CV destaque tanto por encima del resto que quieran conocerte.

O la segunda opción es elegir un formato propio a tu perfil, pero desarrollarlo de forma impecable para que, aunque no destaque por la originalidad del formato, lo haga por la buena ejecución de forma y contenido.

Solo tú puedes decidir qué estrategia será más efectiva en tu búsqueda de empleo. ¡Te deseamos éxito!

Please follow and like us:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *