¿Cómo saber si sufres del síndrome del impostor?

sindrome_del_impostor

El síndrome del impostor es una apreciación subjetiva en la que la persona cree que no está suficientemente capacitada para realizar un trabajo. A menudo, quienes sufren este síndrome demuestran una trayectoria profesional con alto rendimiento.

Y es que los seres humanos nos fijamos en nuestras carencias y no en las de los demás, por esta razón, es que pensamos que otras personas están mejor preparadas. El síndrome del impostor puede llegar a generar una inseguridad al trabajador, y por ende, impedir su crecimiento profesional.

¿Cómo afecta a hombres y mujeres?

1 de cada 4 personas profesionales confirma que los comentarios y críticas de otras personas disminuyen su seguridad y la necesidad de pedir ayuda. Según el informe de Access Commercial Finance, los hombres sufren el síndrome del impostor un 18% menos que las mujeres. Además, queda reflejado que el 86% de los trabajadores con edades entre 18 y 34 años sienten que no merecen su puesto de trabajo.

 Por otro lado, un informe hecho por la Universidad de Cincinnati llamado: “Fenómeno impostor y motivación: las mujeres en la educación superior” confirma que las mujeres y los jóvenes sufren niveles de este síndrome mucho mayor que la media en los entornos académicos.

Algunos rasgos comunes de las personas que sufren el síndrome del impostor son estas: autoexigencia, responsabilidad, perfeccionismo. Si sueles a responsabilizarte más, es probable que lo sufras, ya que se suele dar en personas autocríticas, con miedo al fracaso y que se auto presionan mucho para conseguir sus logros.

Razones por las que el síndrome del impostor aparece

1. La era del éxito

Vivimos en una sociedad donde las redes sociales y los casos de éxito constantes nos presionan diariamente con la vida perfecta, ya que es un constante mostrar de la felicidad de conseguir aquello que quieres. El problema con ello es que no se normaliza el fracaso, que es igual de necesario para aprender.

Te ponemos un ejemplo. Piensa en Leonardo Da Vinci y seguro que se te viene a la cabeza lo genio que es y sus obras. Él también tuvo muchos fracasos y errores que hicieron que triunfara al final de su carrera.

La curiosidad es el motor que mueve el conocimiento, el aprendizaje y los descubrimientos. Pero para aprender, debes errar. Está científicamente probado que se aprende más de un fracaso que de un logro así que debemos perderle el miedo a cometer errores. Si la sociedad sigue distanciándose de fracasar, los niveles de estrés y la presión aumentará. Esto causa que veamos el trabajo con miedo, como si fuera una prueba de nuestra valía en lugar de ser una ilusión.

2. Dar y recibir críticas

Una de las causas del síndrome del impostor son las críticas. No se nos ha acostumbrado a recibir feedback, por tanto, puede llegar a generar confusión en las personas y ser mal interpretada. Se suele pensar que son injustificadas, aunque la realidad estos ejercicios son constructivos y con la finalidad de mejorar áreas de oportunidad.

Por tal razón, es de suma importancia trabajar el dar y recibir críticas. Para ello, debemos usar un lenguaje constructivo, centrar el mensaje en lo que falla y se puede mejorar, pero sin obviar aquello que se ha hecho bien. Es esencial crear un ambiente empresarial donde se fomente el feedback entre todos los compañeros, que sea de forma abierta y sin causar miedo o malestar.

3. Baja autoestima

Si una persona tiene baja autoestima es muy probable que sufra el síndrome del impostor. Esto puede ser causado durante la infancia, ya sea por haber tenido una educación estricta que hacía que te sintieras mal en caso de haber fracasado o no llegar a los resultados o por la sociedad a través de tu trayectoria por diferentes situaciones.

La seguridad y confianza en uno mismo puede ser trabajada y mejorada para que dejes de sufrir del síndrome del impostor. No es malo exigirse, pero como todo hay que tener un balance y saber hasta donde llegar sin que te afecte de manera negativa.

Consejos para superar el síndrome del impostor

La Universidad de Salzburgo confirmó a través de un estudio que las personas que padecen del síndrome del impostor se ven limitados en su carrera profesional, tienen sueldos más bajos, menos promociones que sus compañeros con capacidad y experiencias parecidas y sufren de una mayor incapacidad para buscar nuevos empleos.

Por tal razón, es importante saber qué puedes hacer para superarlo. A continuación, te dejamos unos consejos:

  • Escribir una lista con todos los logros, habilidades y éxitos. Esto te puede ayudar a tener mayor autoestima y presentarte a la entrevista de trabajo con más actitud. Si te preguntan sobre tus fortalezas, ya tendrás la respuesta preparada.

  • Recibir elogios. Siempre pensamos que los demás saben más que nosotros, por eso es importante pedir que nos valoren personas que nos conocen y escuchar los elogios. Que los demás te lo digan puede ayudar a interiorizarlo y aceptarlo.

  • Compartir experiencias y dar clase. Hablar con colegas sobre lo que se ha hecho, discutir el por qué, todo esto puede ayudarte a ver que conoces la materia y la dominas. Dar clase a gente sin experiencia o ser tutor de un nuevo colaborador puede ayudarte a afianzar esos conocimientos. Tal y como dijo Einstein: “si no lo puedes explicar de forma simple, no lo entiendes suficientemente bien”.

  • Analizar los falsos errores y evaluarlos con una visión realista. No vale atribuirse todos los errores, a veces hay cosas que no están en nuestro control. Está bien responsabilizarse de los errores, pero no de todos.

  • Aprender del fracaso. De los errores se aprende y mucho así que, en lugar de martirizarte por un error, analízalo y descubre qué has aprendido y cómo te ayudará en el futuro. Nadie es perfecto, así que no tiene nada de malo fracasar.

Intenta ser objetivo contigo mismo y recuerda todos los logros que has conseguido. Esta actitud te ayudará a conseguir un empleo mejor y a consolidar tus habilidades. Cambia la mentalidad y aplica los consejos para que puedas quitarte la opinión de fracaso que tienes. Estamos seguros que puedes con esto y más.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *