Triunfa en tu entrevista de trabajo con estos cinco pasos

triunfa_entrevista_trabajo

La entrevista de trabajo representa un gran reto para todo profesional. Debes decidir cómo te presentarás, si llevar o no tu CV impreso, qué currículum elegirás, cómo irás vestido… ¡Son muchos detalles a cuidar!

Pero triunfar en la entrevista de trabajo no es complicado si consideras estos cinco pasos, con los que puedes causar una buena impresión al reclutador y ser seleccionado para ocupar la vacante.

Estos pasos pueden hacer la diferencia entre el éxito o el fracaso para el momento de elegir a quién contratarán. Aunque, sin un buen currículum vitae no podrás llegar a esta segunda etapa del proceso de selección.

Mucha competencia

La Encuesta Nacional de Ocupación y Empleo de México revela que más de dos millones de personas se encuentran actualmente desempleadas. Esta situación propicia una constante competencia entre los candidatos, ya que la demanda de empleo suele ser mayor que la oferta. Sin embargo, esta oferta es variada y abundante, ¡sí hay trabajo! Por lo que es recomendable que encuentres y apliques cuanto antes a aquellas vacantes que sean compatibles con tu perfil profesional y tu plan de carrera.

Tras un largo periodo desempleado, es posible que te sientas inseguro de aplicar y asistir a una entrevista de trabajo. Puede que los reclutadores interpreten ese tiempo prolongado de inactividad profesional como una limitante para el desarrollo profesional, y que durante la entrevista, algunas preguntas sean difíciles o incómodas. Pero nuestros consejos y tu preparación pueden ayudarte a salir airoso.

Si nunca has tenido un empleo antes, también puedes verte en este aprieto durante la entrevista de trabajo. Así que deja de lado el miedo y aplica estos cinco pasos para encontrar tu primer empleo serio. Aunque no cuentes con experiencia laboral previa, puedes echar mano de estos consejos para responder a las preguntas que te haga el reclutador.

Cinco pasos infalibles para la entrevista:

1. Mantente actualizado

Si estás en una situación de desempleo o nunca has trabajado, debes entrar en el mercado laboral actualizado. Conoce las tendencias que se mueven en el sector que más te interese para realizar una carrera.

Antes de la entrevista, procura leer algunos artículos o publicaciones para poder aportar datos durante la conversación con el reclutador y demostrar que estás al día de las novedades, o que, aunque no tienes experiencia, te apasiona el tema sobre el que harás el trabajo.

También es importante que demuestres al gestor el amplio conocimiento que tienes de la empresa, por lo que puedes buscar sus reseñas, proyectos, aportaciones sociales, o los datos relativos a sus valores o su política social.

2. Recomendaciones

Contar con recomendaciones suele ser positivo para una candidatura. Sin embargo, es mejor tener recomendaciones personalizadas para el empleo que deseas.

Si llevas tiempo sin trabajar, pide a excolegas y jefes que te escriban recomendaciones. Cuéntales antes sobre la posición que quieres, para que puedan adecuar su recomendación a ese puesto.

Si no has trabajado, puedes pedir esas recomendaciones a mentores o profesores. Ellos pueden afirmar delante de los gestores tu actitud ante los desafíos y por qué es una buena opción contar contigo en el equipo.

Las evaluaciones hechas por terceros siempre son un elemento relevante para los reclutadores. Tenlo en cuenta.

3. ¿Qué has estado haciendo?

El hecho de no tener un trabajo fijo durante un tiempo no significa que hayas estado inactivo. Es importante que si en tu currículum no aparece alguna actividad laboral durante un tiempo, sea visible que fue porque estuviste haciendo: cursos, talleres, conferencias, proyectos freelance….

Todas estas actividades enriquecieron tu experiencia y habilidades y es importante que el reclutador lo sepa, para evaluar mejor tu candidatura durante el proceso de selección.

Es tu oportunidad para demostrar que eres proactivo: a pesar de las circunstancias, siempre tuviste una actitud activa y predispuesta a prepararte y estar al día.

Es importante que, además de que lo incluyas en tu currículum, puedas hablar un poco de ello en caso de que el entrevistador te pregunte. Si realizaste algún voluntariado, aunque no fuera remunerado, debes incluirlo también en tu CV.

4. Sé honesto

La honestidad es uno de los valores más demandados por las empresas. Mentir puede cerrarte muchas puertas, presentes y futuras.

Es importante que respondas de forma honesta a todas las preguntas que te hagan. Si no sabes algo, debes comunicárselo al reclutador y decirle que estás dispuesto a aprender para poder sacar adelante los objetivos del puesto.

Si te pregunta por qué dejaste tu último empleo, es necesario que también des una respuesta fiel a la realidad.

Si fuiste despedido, limítate a mencionar las razones del despido, sin apasionamientos o rencores a tu anterior empleador. También puedes decir que “hubo un recorte de personal” o “porque llegó el fin del contrato”.

Si renunciaste, explica tus motivos de forma clara, pero sin atacar a tu anterior jefe o empresa, sino hablando sobre ti. Es válido decir: “Porque deseaba superarme y colaborar en una empresa donde se valoren mis capacidades”, en lugar de atacar a tu empleador o hablar mal del ambiente de trabajo.

Hablar mal de tus compañeros o anteriores superiores no te ayudará en la entrevista y puede hacerte parecer una persona conflictiva e inmadura. Así que reflexiona bien esta respuesta antes de darla. Sé sincero con los motivos y las razones, pero no te quedes solo con la crítica.

5. Tu experiencia cuenta

Durante la entrevista, cuando te preguntan, por ejemplo, “¿Cómo te defines?”, no se refieren a que hables de ti o de tu personalidad. Céntrate en tu experiencia laboral, como líder de equipo, como colaborador, como apoyo… Enfócate en dar ejemplos reales y concisos al reclutador, para que sea evidente que dominas el tema y comprendes que la entrevista es sobre el tema de trabajo, no sobre tu ego.

Destaca los logros obtenidos en tus empleos anteriores y cómo han ayudado a crecer profesionalmente.

Si estás en busca de tu primer empleo seguramente no cuentes con experiencia laboral, pero sí con experiencias y situaciones que pueden ayudarte a responder las preguntas del reclutador.

En este caso, deportes en equipo, proyectos personales, situaciones académicas, a las cuales referirte, pueden ayudarte a dar una respuesta más redonda y real, con lo que el entrevistador podrá ver si tienes esa habilidad o experiencia que requiere el puesto de trabajo.

Conocer los valores de la empresa y las habilidades necesarias para ese perfil te podrán echar una mano para triunfar en esta parte del proceso.  Confía en tus habilidades y acude al encuentro con una actitud positiva y con ganas de aprender y formar parte del equipo.

Toda esta información pesará más para el reclutador que el tiempo que hayas estado sin trabajo. ¡Y ahora sí, que tengas éxito en tu próxima entrevista!

Please follow and like us:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *