5 lecciones de liderazgo de Peter Drucker

5_lecciones_peter_drucker

Peter F. Drucker es considerado el padre del management y administración actual. Fue autor de las teorías sobre prácticas empresariales más importantes e influyentes de la segunda mitad del siglo XX e inicio del XXI.

De su conocimiento hemos extraído 5 lecciones de liderazgo que permitirán a la empresa trabajar con su equipo y conseguir su misión de la forma más eficiente.

“Gran parte de lo que llamamos gestión consiste en hacer que sea difícil para la gente trabajar”

Drucker fue uno de los gurús más importantes en referencia a la gestión de las organizaciones y padre de la ciencia de Administración de empresa.

Estudió periodismo y trabajó en un banco. Finalmente, cuando llegó a Estados Unidos fue profesor en una escuela de posgrado.

En su haber se hallan 39 libros escritos por él sobre la gestión y estrategias de mercadotecnia e innovación.

Muchos de sus hallazgos se producen tras observar empresas de gran calibre durante el siglo XXI. Fue el caso de General Motors que permitió a Drucker observar su trabajo y su forma de gestión.

De ese periodo destacan las ideas de trabajar por objetivos, de actualidad vigente tras la pandemia, y la auto gobernabilidad de los empleados, es decir, son ellos mismos los que asumen las responsabilidades y estructuras del trabajo.  

Este tiempo en General Motors dio como resultado el libro Concept of corporation, sobre la dirección de una empresa. Sus libros han influido a muchos magnates y directivos. General Electric, Intel o Microsoft han declarado que las enseñanzas de Drucker se han implementado en sus organizaciones.

En 2005 la revista Financial Times realizó una encuesta a directores de empresas para saber quién les había influido en su estilo de gestión de negocios. La respuesta por amplia mayoría fue Peter Drucker.

Para Peter F. Drucker lo esencial para tener buenos resultados es crear hábitos para ser más eficientes.

5 lecciones de management

  1. La gestión de las personas es lo más complicado del management

“La organización no es una simple máquina. No tiene únicamente una dimensión económica definida por los resultados de mercado. La organización, por encima de todo, es un entre social. Es un grupo de personas. Su objetivo tiene que ser que los puntos fuertes de las personas sean eficaces y sus debilidades irrelevantes. Es la única razón por la que existen las organizaciones y por la que es necesario que existan.”

Las empresas están formadas por personas y por ello es necesario ponerlas en el centro de la organización.

Sin embargo, la gestión del talento es uno de los temas más complicados a los que se enfrenta un manager o director de equipo. Es necesario que todo el mundo esté alineado con una misión en común y dedique todo ese esfuerzo en sacarla adelante.

Los empleados son los que tienen el conocimiento, no la organización. Eso hace que ese conocimiento sea móvil y vaya asociado al colaborador. De ahí surge la necesidad de retener el talento y motivarlo.

En este sentido Drucker se adelantó a su tiempo y habló de una autogestión del empleado, donde pudiera realizar las tareas sin necesidad de micromanagement.

Al mismo tiempo era necesario crear una red de colaboradores que trabajaran en equipo, incluso en red, para no perder ese talento.

Al ver al colaborador como una prioridad se planteó la necesidad de trabajar con gente más allá de sus fronteras, de crear una organización en línea con colaboradores eficaces y talentosos.

  1. Desaprender para volver a aprender

Esta es una de las piedras angulares en las grandes empresas. Realizar cambios se convierte en algo sumamente difícil por la resistencia que encuentras.

La inercia de las organizaciones hace que se trabaje de forma automática y que cueste cambiar el rumbo, aunque se sepa que no se va en la dirección correcta.

Es algo parecido a lo que sucede en navegación. Cuando conduces un transatlántico que va a cierta velocidad, girar unos grados puede suponer un sobreesfuerzo, porque la inercia te impulsa a seguir igual.

Sucede lo mismo en muchas empresas. Hay objetivos que no son rentables, pero siguen adelante porque forman parte del ADN de la organización y se trabaja en piloto automático, sin pensar realmente si es rentable o si vale la pena dedicar esfuerzos y recursos a ese objetivo.

En este caso, Drucker afirma que es necesario dejar de lado el legacy y centrarse en lo que realmente funciona.

“Si quieres algos nuevo, tienes que dejar de hacer algo viejo”

  1. Visión de futuro

Todo líder debe ser visionario e identificar las oportunidades que emergen con las tendencias de cambio.

Para poder ser competitivos es necesario ver qué oportunidades se presentan con el cambio. Si algo nos ha demostrado la digitalización es que aquellas empresas que abrazan estos cambios son competitivas más tiempo y con mejores resultados.

Para ser un buen líder o directivo es necesario tener en cuenta la realidad en la que nos encontramos, las tendencias de negocio y mercado y contar con una visión global. No es necesario ser adivino, sino contar con los datos correctos para predecir las necesidades.

Es necesario contar con mánagers versátiles y con inteligencia. El cambio es inevitable, nada permanece igual mucho tiempo.

De hecho, si analizamos la tecnología, hemos visto como en poco tiempo hemos adaptado la forma de comunicación, compartir datos e incluso la forma de comprar y vender ha variado desde el inicio del siglo XX.

  1. Metodología SMART y gestión del tiempo

Uno de los conceptos más conocidos de este gurú empresarial es la metodología SMART referida a los objetivos.

“Lo que se mide, mejora”

Así pues, es importante que los objetivos sean medibles y se recopilen los datos para saber, a ciencia cierta, si las acciones tienen algún retorno.

Los objetivos SMART son específicos, medibles, alcanzables, relevantes y temporales. Son metas concretas que permiten analizar el desempeño de nuestros esfuerzos. Permiten ordenar y medir el trabajo de forma sistemática.

En relación con ello, surge la necesidad de gestionar correctamente el tiempo y darles el sentido adecuado a las prioridades.

“No hay nada tan inútil como hacer con gran eficiencia algo que no debería haberse hecho en absoluto”

El tiempo es limitado y es necesario establecer las prioridades adecuadas para conseguir esa meta propuesta. No todo es urgente ni todo es necesario.

En este caso es primordial que, como líderes, sepamos establecer prioridades, tiempos y recursos a aquello que es necesario y no seguir trabajando por inercia apagando fuegos.

  1. Innovación

“Innovar es encontrar nuevos o mejores usos a los recursos de los que ya disponemos

Para Drucker la innovación no se trata de crear cosas nuevas, eso es un pensamiento limitante. Para él es un asunto de disciplina sistemática y organizada. El I+D de trata de actitud, de dejar atrás lo de ayer y buscar nuevas soluciones para problemas actuales.

En este sentido hay dos áreas donde inspirarse: lo que sucede dentro de la empresa y lo que sucede fuera.

Para poder avanzar en esas necesidades es importante analizar las oportunidades que surgen con el cambio. La innovación es más esfuerzo que genialidad.

Solo aquellas organizaciones que se adapten al cambio de esta manera podrán sobrevivir a los designios del mercado.

Esperamos que estas 5 lecciones de management sean útiles para tu organización y permitan conectar a todos los líderes con una misma posición frente a los cambios y la innovación.

Recuerda que el talento es móvil, solo gestionando a los colaboradores es posible retener ese conocimiento dentro de la empresa.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.