8 acciones para fomentar el autocuidado y bienestar de los colaboradores

autocuidado_bienestar_colaborador

Directores y directoras de empresas han anunciado que su secreto profesional se basa en el autocuidado, en dedicar tiempo de calidad a ellos mismos.

Algunos managers han afirmado que deben hacer malabares para gestionar su vida personal y laboral, pero que una de las claves para seguir siendo productivos y exprimir al máximo el tiempo en el trabajo es desconectar para volver a conectar.

Es como lo que anuncian en los vuelos, primero debe ponerse uno mismo la mascarilla de oxigeno para poder ayudar al resto. De primeras puede parecer muy egoísta, pero es todo lo contrario.

Según los psicólogos, si no cuidamos de nosotros mismos no podemos concentrarnos en el trabajo. El tiempo libre y el bienestar físico y emocional permiten tener una relación sana con nuestra profesión y desear volver a ella todos los lunes.

Tener horarios marcados de trabajo, tiempo de sueño, así como equilibrio entre vida privada y laboral permiten mantener el equilibrio.

La psicóloga Pilar Conde confesó a la revista Vogue, el pasado mes de septiembre, que el trabajo es una carrera de fondo, hay que estar bien para aguantar a largo plazo.

Felicidad organizacional

Un empleado feliz es más optimista y resiliente ante el cambio. En el artículo sobre colaboradores comprometidos ya pudimos ver que la felicidad del colaborador influía directamente en los resultados de la empresa.

El bienestar de los trabajadores debe ser una prioridad. El líder debe ser el primero en detectar si hay problemas o desajustes en ese equilibrio.

La Consultora de Crecimiento Sustentable ha realizado una encuesta donde los resultados afirman que contar con trabajadores felices ha permitido un aumento de la productividad del 88%.

La felicidad organizacional va más allá de tener salas de relax o contar con fruta en la oficina. Se basa también en tener los recursos necesarios para realizar el trabajo, no tener estrés sostenido por largos periodos de tiempo, contar con el equipo necesario para distribuir bien la carga de trabajo, y, por supuesto, poder desconectar cuando el tiempo laboral ha finalizado.

Aunque Google sea un referente en beneficios adicionales a sus colaboradores, se dieron cuenta que muchas salas o beneficios no se usaban por falta de tiempo. Es necesario revisar si esos extras se están usando o solo suponen una buena comunicación para el Employer Branding.

Es necesario conocer de primera mano, con encuestas, charlas y ejercicios, cómo se sienten en realidad los trabajadores y qué puede hacer la empresa para mejorar su felicidad en el ámbito laboral.

Generar confianza y potenciar el autocuidado

El día a día suele suponer un desafío para la mayoría de los profesionales. Es por ese mismo motivo que la inversión en Europa para tratar los efectos negativos del trabajo suponen una inversión mensual de 400 euros.

Este dinero se destina a terapia, yoga, clases para gestionar el estrés o incluso cuotas de gimnasio. El estudio revela que cada año la inversión es mayor, ya que los colaboradores no saben cómo gestionar la ansiedad y la culpabilidad por no balancear mejor sus dos vidas.

Hoy el mundo nos dice continuamente que debemos ser productivos y eso, a la larga, pasa factura. No se permite un fin de semana sin hacer nada, incluso cuando nos encontramos mal sufrimos ese sentimiento de culpabilidad por no estar produciendo.

Los psicólogos opinan que el autocuidado es necesario y permite reforzar la autoconfianza que tenemos en nosotros mismos. Ese tiempo de calidad nos permite gestionar los factores estresantes y nos recuerda la sensación de bienestar y seguridad que puede desdibujarse de vez en cuando.

El autocuidado se basa en dos planos: el físico y el mental. De hecho, realizar ejercicio diario nos permite enfocarnos mejor en las tareas, nos hace sentir más sanos y fuertes para enfrentarnos a los desafíos.

Cuando nuestro estado físico está bien, la autoestima y confianza mejoran, así como la visión que tenemos de nosotros.

Lo mismo ocurre en el plano mental. Si estamos cansados, irritados… los resultados que daremos no serán buenos y la ayuda que aportemos será de baja calidad. Los psicólogos escandinavos han empezado a recomendar a sus pacientes practicar actividades al aire libre.

Disfrutar de la naturaleza, pasear, meditar… permite apagar el ruido mental de fondo y prestar atención aquello que es importante.

Si estamos en una oficina donde hay quejas constantes, el ambiente se contagia y al final, el colaborador solo puede pensar en ello. Se intoxica de ese ambiente y difícilmente cuando termine la jornada pueda recuperar un estado mental de paz y tranquilidad.

¿Qué puede hacer la empresa?

Si te has hecho esta pregunta, es que vamos por el buen camino. La pandemia ha difuminado mucho las barreras entre vida laboral y familiar al trabajar desde casa.

El teletrabajo ha aumentado la llamada productividad tóxica (producir de más por miedo a la incertidumbre e inestabilidad) y es necesario establecer límites y una desconexión sana para recuperarse del estrés laboral.

Hay acciones que las empresas pueden hacer para fomentar el autocuidado y la autoconfianza.

  1. Limitar los mensajes fuera del horario laboral. Para desconectar es necesario que el resto también nos lo permita. RR.HH. puede generar una guía de buenas prácticas y como considerar si algo es urgente para contactar a un colaborador fuera de su horario.
  2. No usar el WhatsApp personal para temas de trabajo. Es mejor centralizar las comunicaciones de trabajo en los cauces oficiales y distinguir entre trabajo y vida personal.
  3. Incentivar realizar ejercicio físico. Aquí la implicación depende de la empresa, puede ser un programa de reconocimiento al ejercicio, ayuda económica para el gimnasio, tener una clase de yoga en la oficina o realizar estiramientos en la oficina como hacen algunas empresas japonesas.
  4. Flexibilizar el horario y comprender las necesidades personales. Cuando tenemos personas a cargo debemos ser conscientes que tienen problemas más allá de lo que ocurre en la oficina. Facilitar las citas con los médicos, las urgencias familiares e incluso los problemas organizacionales que puedan ocurrir a veces.
  5. Fomentar la formación, ya sea relacionada con el empleo o con sus propias inquietudes. Una forma de cuidarse es dedicar tiempo para explorar nuevos conocimientos. Aprender sin exigencias suele dar buenos resultados y genera un lazo de compromiso con la empresa.
  6. Espacios de trabajo saludables y sin estigmas contra la salud mental. Es necesario que nuestra cultura organizacional propicie un espacio de trabajo saludable, donde todo el mundo se sienta bien tratado y no se permitan las faltas de respeto. Del mismo modo, se debe normalizar los problemas de salud mental y hablar abiertamente sobre ellos.
  7. Prever las cargas de estrés y formar a los líderes para saber manejar esas situaciones. Sabemos que, de vez en cuando, hay picos de estrés o mayor carga de trabajo. Algunas se pueden prever y trabajar en ello de forma anticipada. Otras no. En ambas situaciones es importante que los líderes sepan manejar este aumento de trabajo y fomenten una relación sana con estas sobrecargas por parte de los colaboradores. No debemos normalizar un estrés constante en el trabajo.
  8. Generar confianza y respetar los límites. Es importante que se genere confianza entre los miembros del equipo, aunque también debemos saber respetar y poner límites cuando sean necesarios. Por ejemplo, si una persona tiene un problema y no quiere contarlo, debemos respetar y hacer que el resto haga lo mismo. A veces se confunde el hacer equipo con el derecho a la intimidad.

Estos 8 puntos te permitirán mejorar la Experiencia del Empleado y te ayudarán a retener el talento que forma parte de tu organización. ¡No lo dejes escapar por realizar malas prácticas!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *