Bienestar mental, la piedra filosofal de la experiencia del empleado

bienestar_colaboradores

La salud de los colaboradores se ha puesto en primer lugar en la lista de las inquietudes del área de Recursos Humanos. Afortunadamente parece que el final de esta crisis sanitaria se acerca, pero toca continuar poniendo mucha atención en el bienestar mental de la plantilla.

Estos últimos meses todos hemos visto como la pandemia ha afectado negativamente sobre nuestra salud física (aquellos que han tenido la enfermedad o se han hecho cargo de personas dependientes) y de la mental.

El cúmulo de la inseguridad laboral, estrés, ansiedad y el desconocimiento han hecho que los niveles de productividad en las últimas semanas hayan disminuido y algunos colaboradores presenten muestras de desmotivación.

Para las empresas es fundamental apostar por el bienestar de los colaboradores y facilitarles herramientas para combatir el estrés y la desconexión.

¿Cómo apoyar a tu equipo? 5 formas de cuidar el bienestar mental

  1. Realizar encuestas de clima y de estrés para conocer cómo se encuentran nuestros colaboradores y pensar acciones específicas para ello.
  2. Promover una cultura del bienestar y proporcionar herramientas para poder realizar un buen balance de vida.
  3. Crear un ambiente positivo donde los empleados se sientan seguros y puedan hablar de preocupaciones y soluciones. Es bueno que los colaboradores tengan una red de apoyo.
  4. Delimitar las jornadas laborales y permitir la desconexión fuera del horario laboral.
  5. Impulsar el desarrollo y la formación de los trabajadores. Sentirse realizado y trabajar por un fin ayuda a aumentar la motivación y la retención a largo plazo.

Estas cinco acciones marcan el punto de partida del área para elaborar una estrategia centrada en la salud mental de los colaboradores.

¿Qué es la salud mental y qué puede provocar malestar?

Según la OMS la salud mental es un estado de bienestar en la que una persona puede desarrollar sus capacidades y hacer frente al estrés de la vida y el trabajo. Permite ser productivo y eficaz en el desarrollo de las tareas.

Las principales causas de los problemas mentales en el trabajo son:

  • Cargas de trabajo excesivas
  • Exigencias contradictorias
  • Comunicación ineficaz, poco asertiva o falta de apoyo
  • Intimidación y críticas
  • Altos niveles de frustración
  • Acoso psicológico o sexual
  • Condiciones laborales inadecuadas
  • Mal ambiente laboral

Todos estos puntos pueden afectar a corto y medio plazo al estado de ánimo de los trabajadores y también a sus resultados.

No solo por la afectación de los resultados la empresa debe intervenir, también porque, al fin y al cabo, somos seres humanos sociales y en nuestro deber esta fomentar una cultura del apoyo y cuidado.

Espacios y canales de comunicación

Más allá de las pruebas serológicas, el gel desinfectante y las medidas de seguridad, las empresas deberán crear espacios seguros para promover la salud mental.

Hay muchos colaboradores que necesitan recuperarse de estos 15 meses de incertidumbre y cambios bruscos.

Mejorar la calidad de vida de los colaboradores reporta a la empresa un aumento de la productividad y también un mayor compromiso con los objetivos y valores de la organización.

Para mejorar el estado mental de los trabajadores es importante conocer en qué punto se encuentran, qué necesidades tienen actualmente y cómo está afectando ese estado a su trabajo actual.

Si quieres que respondan con sinceridad, recuérdales que es un espacio seguro y que pueden recurrir a la empresa para pedir ayuda. Para ello, contarán con espacios protegidos donde expresarse libremente e intentar buscar una solución.

Gracias a las nuevas tecnologías y al acceso a internet, este espacio se puede dar incluso trabajando a distancia y combinarlo con su vida personal.

En este sentido la empresa puede habilitar un buzón anónimo para que expresen ese sentimiento o bien favorecer sesiones con psicólogos o terapeutas para gestionar ese estrés y desconexión tras un año de aislamiento.

La vuelta a la oficina propiciará que la gente deba enfrentarse al contacto con otras personas de nuevo y sientan cierto temor al contagio. En estos casos es importante comunicar con antelación las medidas para trabajar de forma presencial, cómo se garantiza la seguridad y proporcionar el contacto de alguien de apoyo, si sienten ansiedad o presión.

A medio plazo será necesario revisar de nuevo el estado de los colaboradores y propiciar canales de comunicación para mantener ese beneficio adicional y fortalecer la experiencia del empleado.

El problema de la salud mental es que el estigma hace que muchas veces sea difícil pedir ayuda por la vergüenza que siente la persona. Muchos colaboradores creen que si no están bien es por culpa suya y debemos ayudarles a entender que las circunstancias externas afectan y dificultan mantener la misma motivación.

Promoción de la salud mental: campaña de concientización

Los trastornos mentales a nivel mundial son el segundo problema de salud más común en el trabajo.

Las empresas deben asumir un papel activo que contribuya a la disminución del absentismo laboral y el aumento de la productividad de las empresas. Para ello es necesario crear y promocionar una campaña de concientización.

En esta campaña puedes realizar varias acciones para intentar quitar el estigma, promover el compartir historias y sensaciones y también crear canales, espacios y profesionales que ayuden a los colaboradores a sentirse mejor.

6 acciones para promover la salud:

  1. Combatir de forma activa la estigmatización y la invisibilización de este tipo de problemas.
  2. Debatir problemas y encontrar soluciones.
  3. Reducir los factores de riesgo relacionados con el trabajo: está muy bien tener una zona de relax, dar fruta a los colaboradores, pero también es necesario contar con el personal necesario para una tarea, tener herramientas para poder realizar el trabajo y respetar los horarios y la desconexión.
  4. Fomentar programas de hábitos saludables: algunos psicólogos del norte de Europa recomiendan la cultura, los paseos por el bosque y contar con una comunidad para reducir los niveles de estrés y ansiedad.
  5. Favorecer conductas positivas: esto debe estar presente en todas las áreas y los líderes deben favorecer este tipo de conductas. Con la práctica acabará formando parte de la cultura de la organización.
  6. Implementar programas de ayuda psicológica: ofrecer asesoramiento profesional y servicios de atención especializada para gestionar el estrés y el malestar.

La prevención suele ser mucho más eficaz, así que ten en cuenta todos estos puntos y diseña una estrategia adecuada para que la vuelta de tus colaboradores y el ciclo de vida en la empresa sea atractivo y seguro.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *