Cómo impulsar el crecimiento empresarial: Inversión en talento

inversion_en_capital_humano

Hay elementos que son intangibles, pero forman parte de la clave para el éxito empresarial y el crecimiento, uno de ellos es la inversión en capital humano.

Hay otros aspectos como la necesidad de invertir en formación de capacidades digitales, la reputación de marca y el impulso del I+D. Las empresas las forman las personas que trabajan en ellas y es necesario tenerlo en cuenta cuando planeamos el crecimiento de nuestra organización.

Si algo ha impulsado la Covid-19 es la transición a una economía menos centralizada y más digital, basada en elementos intangibles pero que suponen la diferencia entre la supervivencia y la muerte empresarial.

El 10% de las compañías que más crecen invierten 2,6 veces más en activos intangibles que el 50% de las empresas que se encuentran por debajo. Estos son los datos publicados por ORH tras un estudio realizado en distintos países.

Aunque sean elementos intangibles, hay KPIs y datos de retorno de inversión que nos pueden ayudar a justificar esa inversión inicial. Entre estos intangibles, Sven Smit, socio senior de McKinsey, declaró que los más relevantes son la propiedad intelectual y el software, sin olvidar al talento de la empresa y sus habilidades.

En esta salida de la crisis sanitaria estamos viendo que se está impulsando la innovación y el crecimiento de ciertos sectores, gracias a la inversión en capital humano. Pero no solo es importante el capital, también garantizar el espacio y las herramientas para desplegar eficazmente sus capacidades.

Atracción de talento

Si bien, es necesario que las empresas piensen de forma estratégica cuántas personas necesitarán para conseguir su objetivo, es necesario tener en cuenta que la atracción de nuevo talento puede que haya sido secundaria durante la pandemia y ahora requiera una puesta a punto.

Muchas empresas han tenido que restructurar sus plantillas y realizar despidos para poder sobrevivir. Y aunque esto no sea una parte positiva a la hora de atraer talento es necesario contarlo para propiciar las candidaturas adecuadas.

Todo el mundo ha sorteado la crisis como ha podido, sin embargo, la forma de hacerlo demuestra el carácter de la empresa y su preocupación por los trabajadores.

En este nuevo período ya vemos como ciertos sectores, como hostelería o tecnología, tienen problemas para retener el talento que ya tienen o para atraer nuevos profesionales a sus filas.

En Estados Unidos, por ejemplo, el salario mínimo por hora en restauración ha pasado de 15$ por hora a 19$. Muchos colaboradores se han dado cuenta de que las condiciones no eran óptimas, estaban trabajando en algo que no les gustaba o bien querían mejorar su carrera profesional y ésta ha sido su oportunidad.

Como empresas y área de Recursos Humanos debemos tener en mente esta casuística. Ya nada es igual que en 2019. Las empresas y los profesionales han cambiado.

Debemos analizar las estrategias de atracción de talento antes de la pandemia, y actualizarlas a nuestras necesidades actuales. Una de las preguntas que suelen hacer los candidatos es: cómo la empresa sorteó el confinamiento y las restricciones. Debemos dar respuesta a esta cuestión, no hay duda sobre ello.

También los reclutadores han empezado a incluir una pregunta similar hacia sus candidatos. La forma de gestionar la crisis nos puede dar una idea del valor y la actitud de esa persona ante los cambios.

Usemos los canales que tenemos para promocionar la visión de la empresa, su responsabilidad con la sociedad y los objetivos a corto y medio plazo. Conocer esto puede ayudar a los candidatos indecisos a postular a la vacante.

Inversión en herramientas 

Otro aspecto importante para impulsar el negocio es facilitar las herramientas y el espacio necesario para llevarlo a cabo.

En un artículo reciente publicado en el periódico El País se habla de que, aunque ahora se lleve el mindfulness y se tenga constancia de los problemas de salud mental y de las cargas excesivas de trabajo, aún hay compañías que no proporcionan las herramientas adecuadas o el personal necesario para llevar las tareas a cabo.

Está muy bien tener sala de futbolito e incluso repartir fruta, pero si los niveles de estrés o inseguridad laboral son muy altos esos dos beneficios no sirven para nada.

Como hemos comentado al inicio del artículo, la inversión en software también es uno de los ítems para seguir creciendo. El uso de nuevas herramientas permite aumentar la digitalización de los procesos, ahorrar tiempo en tareas repetitivas y permite a los colaboradores formarse y dar lo mejor de sí mismos.

Hemos hablado sobre los software de reclutamiento y sus beneficios a la hora de ahorrar costos en las contrataciones, pero prima por encima del resto la reducción de tiempos que afectan tanto a candidatos como a reclutadores.

Elena Brito, coach de carrera en México, nos confirmó que hay gestores que procesan entre 15 y 20 vacantes simultáneas al mes. Y aunque eso es motivo de orgullo, también acaba afectando a su productividad y resultados.

Necesitamos que la empresa dé una buena experiencia al candidato y sea un faro de atracción de nuevo talento para poder crear equipos competitivos y con pensamientos innovadores. Sin poder dedicar tiempo a convertirse en ese faro, el resto de los puntos cuestan el doble y afectan al presupuesto.

Contar con una solución tecnológica beneficia en muchos aspectos y es una inversión necesaria con un retorno palpable, a corto plazo.  

Pero no solo en Recursos Humanos necesitan nuevas herramientas. Puedes preguntar al equipo cómo podrían mejorar su productividad y en qué actividades invierten más tiempo. Puede que te lleves una gran sorpresa.

Capacitación

Si algo ha surgido de este último año y medio es la certeza de que tenemos que adaptarnos a las nuevas circunstancias y eso pasa por ejercitar habilidades y también por seguir aprendiendo.

La capacitación se ha convertido en una forma de seguir en activo, aunque el mercado estuviera parado. Las formaciones en línea han crecido un 80% y los colaboradores valoran de forma muy positiva la inversión que hicieron las empresas para fortalecer los conocimientos y habilidades necesarios para enfrentarse al trabajo en remoto.

La formación se ha convertido en una de las grandes palancas a la hora de retener el talento, pero también impacta sobre las nuevas contrataciones.

Es uno de los beneficios más pedidos por milennials y centennials y poco a poco va conquistando al resto de las generaciones. Una muestra más de que si el mundo cambia debemos estar listos para ello.

En resumen, la inversión en cuestiones intangibles repercute sustancialmente en los beneficios y el crecimiento de la empresa. Sin embargo, es necesario la atracción y capacitación de este talento para dar respuesta a las necesidades reales y futuras de la organización.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.