Equipos “Agile”: La esperanza de la recuperación de las empresas en la “nueva normalidad”

departamento_agile

El mundo entero es consciente de que las circunstancias actuales, desencadenadas por la aparición del nuevo coronavirus, han impulsado cambios cada vez más vertiginosos, que impactaron cada uno de los sectores de nuestras vidas.

El mercado laboral no es la excepción. Desde el departamento de recursos humanos se impulsa el verdadero desarrollo de una organización, compuesta por personas que hacen posible la existencia de las empresas. Por ello, nuestra labor es construir equipos lo suficientemente efectivos y dispuestos a abrazar este cambio.

La alternativa es la “Metodología Agile”, una forma de trabajo en la que la principal prioridad son los resultados a través de la colaboración de todos; es decir: son los mismos colaboradores quienes deciden compartir las mismas metas y trabajar de forma flexible, para crear productos y servicios que generen un impacto positivo en la sociedad y en la empresa para la que trabajan.

En las últimas semanas hemos experimentado nuevas formas de trabajar y también hemos aprendido a convivir en la distancia. Y esta situación ha dejado más que claro que en la actualidad son los colaboradores los que asumen el papel predominante dentro de las empresas. Pero, ¿cómo construimos equipos “ágiles” si hoy estamos acotados por el teletrabajo?

Los cimientos de una “nueva normalidad”

Dos de los principios básicos por los que debemos empezar para construir un equipo “agile” son la motivación y el compromiso, pues a través de ellos se fortalece nuestra cultura organizacional.

A continuación, les compartimos algunas acciones con las que pueden empezar a trabajar para darle la bienvenida a una nueva realidad laboral, ávida de recibir a equipos completamente cargados de empuje y dispuestos a dejar el alma por llevar a la cima a su empresa empleadora:

1.- Identifica las áreas de oportunidad de las personas de tu organización. El Departamento de Recursos Humanos buscará reconocer estas áreas para acceder a resultados tan eficaces como funcionales. Bajo estas circunstancias, los profesionales que pertenecen al sector deben demostrar que son capaces de curar cualquier tipo de dolor organizacional a través de una restructuración de personal y de la eliminación de prácticas que enfermen tanto a la empresa como al personal.

2.- Convierte la flexibilidad en una regla inquebrantable. Trabajar a distancia implica un cambio de rutina importante. La adaptación depende completamente de las circunstancias de cada una de las personas que trabajan, ya que al encontrarse en casa las 24 horas del día, deben asumir múltiples roles, dependiendo la realidad de cada colaborador.

Invita a los líderes de tu empresa a que analicen las capacidades de su personal –mediante test, encuestas o la funcionalidad de People Analitycs de HolmesHR­–, para que puedan darles a sus colaboradores esa libertad de ser auto gestivos. Esto promueve el desarrollo profesional y la versatilidad de los equipos.

3.-  Fomenta la comunicación. Parte del éxito de la construcción de un equipo “agile” remoto, radica en crear lazos de cercanía y confianza entre los líderes y los colaboradores, ya que el simple hecho de trabajar en aislamiento puede resultar una actividad completamente agotadora.

Es importante que desde el área de recursos humanos se invite a los equipos y a sus supervisores a mantenerse conectados de forma efectiva, es decir, de acuerdo a las mismas necesidades que vayan solicitando los proyectos y conscientes de la disponibilidad y necesidad de cada persona.

En algunos casos, hay colaboradores que funcionan mejor con una o dos reuniones remotas a la semana y otros tantos que necesitan reuniones diarias para mantener su productividad. La clave está en saber identificar qué es lo que resulta mejor para cada equipo e individuo.

4.- Crea un ambiente positivo. El intercambio de ideas hoy es crucial para conservar a nuestros colaboradores con una mente sana y crear espacios en los que el trabajo no sea el tema principal, nos puede ayudar a lograrlo.

Puedes organizar actividades de teambulding en remoto una vez por semana como un karaoke en línea o abrir un espacio virtual para compartir un postre o una botana con tus colaboradores y así establecer una sana convivencia, en la que ellos puedan compartir cosas que consideran importantes en sus vidas. Que las personas se sientan cercanas genera seguridad y confianza, lo que impacta positivamente en sus resultados laborales.

5.- Apuesta por la formación y el desarrollo personal de los colaboradores. La microformación es uno de los pilares más importantes del método agile. La mejora continua parte del bienestar de las personas que habitan en las empresas. Ofrecer formaciones a tus colaboradores, para que puedan perfeccionar sus habilidades profesionales y personales contribuye a la motivación y al entusiasmo para abordar los proyectos que les hayan sido encomendados.

6.- Asegúrate de contar con los perfiles adecuados. Es la tarea indispensable del profesional de recursos humanos. Parte del éxito de la construcción de equipos “agile” es que las personas entiendan y adopten esta forma de trabajar. Por tanto, los futuros fichajes deben sentirse completamente identificados con la cultura organizacional que se vive y se respira dentro de nuestras empresas.

Para lograrlo, cuentas con SherlockHR, la solución de reclutamiento que te ayudará a encontrar el mejor talento y reclutar eficazmente, reduciendo costos de selección, mejorando la comunicación con el candidato y fortaleciendo la reputación de tu marca empleadora.

Puedes organizar un equipo multidisciplinar, en una misma ubicación, con total dedicación a los proyectos. Estas personas deberán trabajar en ciclos de dos a tres semanas para probar, iterar y, de esta manera, desarrollar nuevas soluciones desde el ‘feedback’ de los clientes.

Prueba con un área determinada:

  • La que se dedica a dar asesoramiento y apoyo a los clientes internos, tanto para el reclutamiento como para el coaching de los directivos y empleados.
  • El área que se dedica a trabajar las plataformas para cada especialidad dentro de la empresa (gestión del talento, compensación, beneficios, comunicación interna…). Esta área garantiza la conexión entre todos los colaboradores y a que se compartan las mejores prácticas.
  • El área de soluciones, que analiza cómo mejorar y optimizar los procesos.
  • El equipo que se hace cargo de experiencia del empleado.

Define los KPI’s que quieres medir para el éxito de la transformación y realiza el seguimiento. En pocos meses deberías ver las mejoras de este método.

Prepárate para recibir esta nueva etapa con los brazos abiertos

El contexto actual nos exige adoptar una visión completamente renovada en la gestión de equipos para provocar cambios emocionales sumamente importantes entre las personas que conforman nuestra organización.

Y recuerda: la transformación agile es un proceso que no termina nunca, ya que su objetivo principal es convertir a los líderes en personas que puedan orientar estratégicamente a sus equipos. Al ayudarles a desarrollar nuevas capacidades se consiguen los objetivos y se mantiene una motivación alta. ¡Atrévete a cambiar la vida de tus colaboradores y el destino de tu compañía!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *