Estrategias de Marca Empleadora para el éxito

marca_empleadora

Es fundamental que, como compañía, trabajemos nuestra marca empleadora y que tracemos la mejor ruta para grabarnos en la memoria de nuestros candidatos y colaboradores. Pero ¿a qué hace referencia este concepto?

La Marca Empleadora se refiere a una estrategia común del ámbito del marketing, trasladada a los Recursos Humanos, gracias a la cual se busca generar una percepción positiva y diferenciadora de nuestra marca, pero, en este caso, como empleadores. Es la respuesta a la pregunta ¿Cómo es trabajar en esa empresa? Y ésta se conforma de lo siguientes 3 puntos principales:

  • Crear un buen lugar para trabajar
  • Promocionar el concepto como buen empleador y dar a conocer las bondades de nuestra empresa como un buen lugar para trabajar.
  • Resaltar los aspectos positivos y relevantes del ambiente laboral que se respira en la empresa.

¿Cómo construyo mi Marca Empleadora?

Como punto de partida, debemos destacar cuáles son los elementos principales que debemos tener en cuenta para tener una buena base sobre la cual construir nuestra estrategia de Marca Empleadora y que ésta sea realmente efectiva.

  • Comunicación transparente: No se trata de mostrar algo que no corresponda a la realidad, se trata de mostrar cómo son nuestras empresas de forma real.
  • Experiencias laborales de nuestro talento: Las experiencias positivas tanto de candidatos como de colaboradores deben de enaltecerse.
  • Propuesta de valor para el empleado: Aquí se destaca la propuesta de valor para el empleado, en la cual plasmamos los beneficios que brindaremos a nuestros colaboradores para su desarrollo y bienestar.
  • Mensajes positivos: Estos no son únicamente aquellas publicaciones que hacemos oficialmente como compañía, ya que las personas buscarán las opiniones y valoraciones que tenga la empresa de voz de sus empleados para poder conocer qué tan orgullosos se sienten por pertenecer a la empresa.
  • Nuestros canales: Ya qué debemos conocer los canales que tenemos a nuestra disposición para poder dar difusión de las acciones de esta estrategia.
  • Todos somos parte de la empresa: Y por ende, se involucra a cada uno de los miembros de la plantilla, así mismo se convierte en un objetivo de todos.

El valor de la Marca Empleadora

Ahora que conocemos qué significa la Marca Empleadora y sus componentes, veamos de dónde viene su importancia y valor para nuestras empresas.

  1. Puede reducir los gastos de la compañía: Una alta rotación o vacantes sin cubrir es un gasto importante para la compañía, que se puede evitar mediante la estrategia de Marca Empleadora
  1. Refuerza la percepción del candidato (de manera positiva o negativa): Los candidatos antes de aplicar, realizan una investigación para saber si aplican o toman entrevistas, o declinan esas ofertas, por lo tanto, es importante que la Marca Empleadora sea sólida y atractiva.
  1. Fidelización de talento: Gracias a un buen enfoque de esta estrategia la rotación puede reducirse en un 28% .
  1. Candidatos con mayor encaje: Los talentos que comparten nuestros valores naturalmente vendrán a nosotros. Según un estudio de Computrabajo, el 80% de los gerentes de reclutamiento y selección afirma que la marca empleadora impacta significativamente la capacidad de contratar a los mejores talentos.
  1. Reducción de tiempo y costos: Reclutar mediando la atracción del candidato por la marca empleadora reduce, sin duda, los tiempos dedicados al proceso de reclutamiento y contratación.

La Propuesta de Valor del Empleado – EVP

La propuesta de valor es el conjunto de beneficios que la empresa ofrece a sus colaboradores, en retorno del valor que ellos brindan con su talento y con lo que trata de diferenciarse de otras compañías.  Está soportada en la cultura de la organización y debe empatar con la estrategia general de la compañía. Esta promesa cuando es exitosa, según la consultora Gartner, se compone de cinco elementos fundamentales: 

  • Compensación
  • Equilibrio vida laboral
  • Estabilidad
  • Lugar o ambiente laboral
  • El respeto con el que se trata a las personas.

Para construir nuestra oferta de valor del empleado, debemos sumar 4 componentes sobre la base de lo que es de interés o motivador para aquellos talentos que estamos buscando contratar. Estos ingredientes son:

  • Employee experience o la experiencia del empleado, que es la suma de todo lo que observa, siente y vive un trabajador a lo largo de su conexión con la organización de principio a fin.
  • Convivencia generacional: Hoy la fuerza laboral está conformada por cuatro generaciones distintas, y es necesario que garanticemos abordar las prioridades de las 4 o 5 generaciones en la organización.
  • Experiencia personalizada: Esta se cruza con el punto anterior y es que debemos personalizar la experiencia de nuestros colaboradores con políticas o beneficios a la carta.
  • Comunicación corporativa: Es fundamental la comunicación corporativa efectiva y transparente que permita al colaborador conocer aquello que ocurre en la empresa y a la empresa percibir cómo se siente o cuáles son las necesidades del colaborador en la compañía.

Fases de la Propuesta de Valor del Empleado

  1. Escucha activa: Es fundamental involucrar desde el principio a los colaboradores, explicándoles la importancia de definir esa EVP y lo beneficioso que es para todos.
  2. Análisis de información: Debemos acceder a la mayor cantidad de información de calidad posible para poder diseñar la propuesta acorde con la realidad del contexto de nuestros colaboradores y candidatos. Y debemos establecer aquello que es importante para una persona para decidir si aplica o no a un empleo.
  3. Diseño de la EVP: Es básico determinar los objetivos de la propuesta y generar la creación del candidato persona, ya que la construcción de este candidato ideal permitirá alinearnos con los rasgos deseables en los futuros colaboradores.
  4. Feedback: El feedback es una buena guía para saber si estamos realmente satisfaciendo las necesidades de valor para los colaboradores acorde con sus características.
  5. Lanzamiento: Esta es una oportunidad para crear y para la cual debemos mantener claro que la base del proceso es el compromiso y la inclusión de los colaboradores. Recordemos la importancia de llevar a cabo este proceso que por supuesto se debe documentar a través del seguimiento para su medición.
  6. Medición de la EVP: La manera de garantizar la eficacia de la implementación es sopesar los resultados obtenidos frente a los objetivos y las proyecciones a cumplir, los Kpi’s designados para el éxito de los mismos. En la medición de la EVP se deben tener en cuenta indicadores como el compromiso de los empleados y el rendimiento de las contrataciones.

Y para apoyar nuestro diseño, es necesario también conocer las tendencias en términos de Marca Empleadora, y si está ligada a las tendencias relacionadas con RRHH, por eso, a la hora de diseñar o ajustar nuestra estrategia, deberemos tener en cuenta lo siguiente:

  • Contacto con las personas: Tanto con candidatos como con nuestros colaboradores debemos poner a las personas en el centro de nuestras estrategias.
  • Percepción digital: Los candidatos revisan hasta 10 fuentes de información distintas antes de decidir si aplican o no a una empresa, así que gestionemos la percepción de nuestra marca en digital.
  • Colectivos más diversos: Ser originales y guiarnos por la autenticidad nos ayudará a generar acciones de atracción para sumar a personas diversas.
  • Responsabilidad social: Aumenta la buena percepción y también deja en alto los valores bajo los que se rige nuestra empresa.
  • Trabajo flexible: Ahora es posible establecer políticas que permitan una flexibilidad mayor, reforzando los lazos de confianza entre empleados y empleadores.
  • Engagement virtual: se hace tendencia el diseño de estrategias apoyadas en herramientas digitales para mantener un buen contacto con los empleados y entre ellos, aun en la distancia.

Hay muchas empresas que han entendido la importancia de generar estas dinámicas de bienestar, comprendiendo y evidenciando el retorno de esta estrategia. Y como vemos, la estrategia de Marca Empleadora nos abre la puerta a un sinnúmero de posibilidades gracias a las cuales podremos seguir alcanzando las metas empresariales por el aporte valioso y al talento de nuestros colaboradores.

La capacidad de diseñar y llevar a cabo correctamente nuestra estrategia de Marca Empleadora refleja nuestro compromiso con tener a las personas en el centro de nuestro día a día. Mantener la fidelidad de nuestros colaboradores y hacer que los mejores talentos quieran venir a sumar es solo el resultado del bienestar que garantizamos de forma real. Está en nuestras manos lograr esos momentos de felicidad que conectan a las personas con el ADN de nuestras empresas.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.