Si no formas a tu equipo, sufrirás una fuga de talento

formacion_equipo

Cada día es más evidente la importancia de seguir formando a los colaboradores.

Antes, cuando empezabas a trabajar, dejabas de estudiar y buscabas una estabilidad laboral basada en la experiencia y el trabajo diario. Ahora ya no es así, las nuevas generaciones quieren seguir aprendiendo y ponerse a prueba.

Formar parte del mercado laboral ya no significa dejar de estudiar; todo lo contrario. Estancarse a nivel profesional es uno de los mayores miedos de tus colaboradores y para no perderlos frente a la competencia, es necesario darles la oportunidad de seguir aprendiendo.

Para lograr el éxito de un negocio y mantenerse en la cúspide, es necesaria la constante capacitación de los actores que se encuentran implicados en la empresa.

Costos de la formación

Para hablar de este tema, que suele preocupar mucho a la empresa, es importante citar a Henry Ford; “Solo hay una cosa más cara que formar a un trabajador y que se vaya: no formarle y que se quede”.

Las empresas compiten por tener a los mejores profesionales. Obtenerlos a través de la contratación como única vía, es mucho más caro que invertir en ese talento que ya tienes y que puede crecer con la formación adecuada.

Muchos creen que la formación solo es una prioridad para las grandes compañías, pero lo cierto es que también se ha convertido en una asignatura pendiente para PYMES.

El mundo laboral va cambiando. Ya nada permanece inalterable durante años, todo lo contrario. Los avances en algunas materias cambian casi a diario.

Lo que se aprende en la universidad vale mucho, es la base de nuestro saber, pero cada vez es más necesario que sigamos formándonos a lo largo de nuestra trayectoria profesional.

Incluso los gestores de recursos humanos deben adaptarse a esos cambios e ir implementando la tecnología y los nuevos métodos a la hora de contratar, mantener y fortalecer el equipo dentro de las organizaciones.

Aunque parece que todo esto ya está asumido, no es así. La formación continua dentro de las empresas va cayendo progresivamente cada año.

La formación del equipo siempre es benéfica para la empresa, aunque la rentabilidad de la labor didáctica del equipo no es palpable desde el primer momento. Sin embargo, esta estrategia es altamente beneficiosa a mediano y largo plazo.

Beneficios de formar a tu plantilla

Si los colaboradores siguen recibiendo formación, sus conocimientos irán mejorando y seguramente superaran a los de los competidores. Cuanto más se reciclen tus empleados, más competitiva será la empresa.

1. Mejora de los procesos y producción

Que tus colaboradores continúen con su aprendizaje y trabajen en sus capacidades mejorará los procesos de trabajo y la producción de tu empresa.

El conocimiento sirve para implementar estrategias innovadoras y aumentar de este modo los resultados. Un empleado motivado y feliz es mucho más productivo y la formación continua contribuye a esa motivación. Implementar nuevas estrategias supone un reto laboral que los colaboradores acogen con entusiasmo, ya que es una forma más que tiene la empresa para que crezcan profesionalmente.

2. Más capacidades

La formación no solo consiste en adquirir conocimientos, sino también nuevas habilidades. Este punto es muy importante, sobre todo, si tu empresa pertenece a un sector en constante cambio.

Un colaborador que se recicle de manera continua irá adquiriendo más y mejores aptitudes: una ventaja de la que nadie puede prescindir.

3. Menos resistencia al cambio

En la mayoría de las empresas suele existir un grupo que se resiste a la labor de actualizarse. Este conjunto es que el mejor representa la resistencia al cambio.

La formación es el primer paso para que ese grupo que se resiste abrace progresivamente los cambios, hasta perderles el miedo.

Abordar esa necesidad es vital para las empresas: significa renovarse o morir.

4. Mejores resultados empresariales

Si formas a tus colaboradores, notarás una mejora en el negocio, ya que contarás con personal más competitivo y comprometido con la organización. No olvides que la formación no es un gasto, es una inversión.

5. El salario no lo es todo

Los mejores profesionales no solo se mueven por dinero. La motivación, el proyecto, la conciliación y los beneficios sociales y de formación tienen un peso importante en la balanza a la hora de decidir si aceptan o no un nuevo empleo.

Tal y como hemos comentado, la formación también provoca que el colaborador aumente su vinculación con la empresa y se involucre más en el proyecto.

Rechazo por parte de las empresas

Aunque la formación es una tendencia que cada vez tiene más peso en los departamentos de recursos humanos, en México existen aún muchas empresas que no han sabido iniciar ese programa.

Aunque se ha demostrado que la capacitación es esencial para ser más competitivos en el mercado, algunas empresas se niegan a incorporar esta herramienta, porque creen que solo les generará gastos e incluso puede hacer que sus colaboradores se vayan, tras formarse.

En Latinoamérica, solo uno de cada diez trabajadores ha recibido algún tipo de formación en el último año, cuando en promedio, los países pertenecientes a la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE), registraron que cinco de cada diez empleados han formado parte de algún programa de capacitación.

La firma de estudios de opinión “De las Heras Demotecnia” elaboró un estudio sobre capacitación laboral. De acuerdo con sus resultados, tras la capacitación se ha dado un aumento en la productividad (32%), una mejora en la actitud y el ambiente de trabajo (30%), crecimiento profesional del empleado (12%), disminución de riesgos laborales (7%) y aumento en el prestigio de las empresas (3%).

Debido a todos estos datos, el Estado Mexicano ha desarrollado acciones específicas de capacitación, consultoría y asistencia técnica, a través de programas diseñados exclusivamente para las PYMEs que se desenvuelven en el país, con el fin de llevar mayor valor agregado a sus estrategias de capacitación.

La formación es sin duda uno de los instrumentos más importantes con los que cuenta una empresa para alcanzar una verdadera transformación, con el objetivo de mejorar su rendimiento presente y a futuro. ¡No la postergues!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *